Rubia Gallega

La carne amparada por la denominación Rubia Gallega presenta unas características sensoriales específicas y excepcionales. Destaca por su excelente aptitud cárnica, con una alimentación tradicional de máxima calidad (leche materna, forrajes, concentrados de origen exclusivamente vegetal) y por el peculiar sistema de producción de los ganaderos gallegos (explotaciones familiares con mano de obra propia).

La carne de vaca Rubia Gallega varía de un color rosado claro, en el caso de ternera, hasta un rojo suave, en el caso del añojo. Al corte presenta un aspecto magro, de consistencia firme, ligeramente húmedo y brillante, con grasa de color blanco nacarado y suaves irisaciones amarillentas, distribuida homogéneamente. Su textura es suave y con músculo de grano fino.

Es una carne que destaca por su intenso y agradable sabor, con una extraordinaria ternura, jugosidad y suculencia. En definitiva, es una carne para paladares exquisitos y exigentes, que buscan sensaciones únicas y especiales en una carne de vacuno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *